1810. Cuando la historia puso a Santiago del Estero en el centro

25mayo.jpg

En mayo de 1810 Santiago del Estero era un punto en el Virreinato del Río de la Plata. Muy lejos en el tiempo había quedado aquella Madre de Ciudades que supo tener preponderancia como sede de gobernación, de obispado y ser pionera en instituciones educativas.

Luego de las invasiones británicas de 1806 y 1807 el Cabildo porteño había adquirido  más superioridad política y económica sobre los demás: desde Buenos Aires se tomaban las iniciativas, se informaba a los cabildos del interior y se solicitaban contribuciones económicas. El interior cumplía la función de ratificar las decisiones tomadas al ritmo y los intereses del puerto atlántico.  

Sin embargo la historia suele ubicar en muchas ocasiones a personas y regiones no esperadas en el centro de la historia. Y este era el momento de los santiagueños. Luego de destituir al virrey Cisneros, un hecho revolucionario a todas las luces, el 25 de mayo de 1810 se había formado en Buenos Aires la Junta encabezada por Cornelio Saavedra.

La causa revolucionaria no podía gestarse sin el apoyo de los pueblos del interior: el 10 de junio llegaron a Santiago del Estero las circulares con información de lo sucedido en Buenos Aires y solicitando el reconocimiento de la Junta. Además se requería el envío de un representante santiagueño para formar un futuro cuerpo de gobierno ampliado.

Pero no eran las únicas cartas que llegaron a los miembros del Cabildo santiagueño. En Córdoba, Santiago de Liniers se había transformado en un grave peligro para los intereses revolucionarios. Junto a  Montevideo y Asunción,  Córdoba formaba parte del grupo de ciudades que no reconocían al gobierno recién formado. Liniers y el gobernador-intendente de Córdoba, Gutiérrez de la Concha escribían a los santiagueños pidiendo apoyo para fortalecer el foco contrarevolucionario. El plan consistía en esperar que desde el Alto Perú bajaran soldados españoles hasta Córdoba y desde allí combatir a sangre y fuego la revolución en Buenos Aires.

Difícil situación para los cabildantes santiagueños: los acontecimientos hacían de Santiago del Estero un espacio geopolítico de vital trascendencia en una disputa política y militar de la que dependían los destinos de medio continente.

Tomar una decisión favorable a Liniers, representaba dejar el camino libre entre el Alto Perú y los 1500 hombres armados que esperaban en Córdoba. En cambio, si Santiago del Estero se sumaba a la Junta de Buenos Aires, Córdoba quedaba aislada y sin muchas expectativas de avanzar en sus ánimos de contrarevolución. Un error político en esos tiempos solía pagarse con la vida.

Frente a esta encrucijada los santiagueños decidieron esperar que el Cabildo de Salta, ciudad de la que dependía, tomara una decisión al respecto. Finalmente el 29 de junio el Cabildo santiagueño decidió reconocer a la Junta, en sintonía con el gesto tomado por los salteños.

Nuestro territorio era tierra donde brotaba la revolución. Así lo reconoció Antonio González Balcarce, uno de los jefes del Ejército del Norte: “Aquí hay más patriotismo que en parte alguna, hoy he visto a más de trescientos hombres ya acuartelados, todos contentos y deseando marchar”. Se había encontrado con los Patricios Santiagueños, liderados por el caudillo Juan Francisco Borges. El pueblo no quedó afuera: también ayudó con dinero, animales y ropa. Así, la revolución era inevitable.

¿Qué movilizaba a estas personas de mayo a poner sus cuerpos y recursos para una causa revolucionaria contra el imperio español? Las ideas de libertad. Juan José Castelli, Mariano Moreno, Manuel Belgrano habían leído a Voltaire, Diderot, Montesquieu y Rousseau. Autores de la Ilustración que con sus escritos habían inspirado otra revolución décadas atrás en Francia.  Es el “poder del autor” como dijo el filósofo Nicolás Casullo, un poder que cobra fuerza y se materializa incontenible cuando los lectores son hombres y mujeres de acción, dedicados a la política y decididos a cambiar la historia.

Mayo y 1810 equivalen hoy al inicio de una serie de combates por la igualdad y la justicia en el mar de las ideas. Esclavos, negros, indígenas, mujeres, pobres y otros integrantes de clases populares y sectores  marginados fueron logrando, no sin el calor de las luchas, los derechos que les eran negados. En este año recordamos un capítulo  de estas gestas al festejar el Centenario de la Reforma Universitaria. Los ideales de los jóvenes del 18 generaron conmoción en aquellos que pretendían mantener el orden establecido en la Universidad Nacional de Córdoba. Los mismos  que poco más de un siglo atrás se habían opuesto a la Revolución de Mayo.

Formado en tierra de revolución  y graduado en universidad reformista, Ernesto Guevara de la Serna hacía gala de estas herencias cuando recibió su Doctorado Honoris Causa en 1959: “Le tengo que decir [a la universidad] que se pinte de negro, que se pinte de mulato, no sólo entre los alumnos, sino también entre los profesores; que se pinte de obrero y de campesino, que se pinte de pueblo, porque la Universidad no es el patrimonio de nadie y pertenece al pueblo…”

Estas palabras del “Che” nos recuerdan que estamos en el centro de la historia. Y no podemos escapar sin decidir, porque luchar por la justicia, la inclusión y la democracia sigue vigente en nuestra República Argentina. Así como en 1810, también en 2018.

 

 

René Galván, mayo de 2018.

Egresado de la Lic. en Historia

UNSE

Se conoció el orden de...

  El Consejo Directivo de la Facultad de Humanidades, Ciencias Sociales y de la Salud aprobó la resolución con la nómina de los proyectos de extensión seleccionados para el corriente año. A...
22. 08. 2019
Read more

Continúan abiertas las...

  La Facultad de Humanidades, Ciencias Sociales y de la Salud de la Unse mantiene abierta las inscripciones bonificadas para el programa de posgrado sobre métodos y técnicas para la investigación,...
22. 08. 2019
Read more

Estudiantes de Trabajo Social...

  Estudiantes de la Licenciatura en Trabajo Social, carrera perteneciente a la Facultad de Humanidades, Ciencias Sociales y de la Salud de la Unse, participaron de una campaña colaborando en los...
21. 08. 2019
Read more

Defensa de Tesis Final de...

  El día Martes 20 de Agosto, defendio de manera exitosa SIQUOT MONTENEGRO, CARLOS ALBERTO su Tesis Final de Posgrado "Estudio del programa de asistencia crediticia a los emprendedores industriales de...
21. 08. 2019
Read more